fbpx

En El Lente Tv

Un equipo de profesionales dedicado a ti

Las predicciones actuales de uno de los economistas que predijeron la crisis del 2008.

 

Nouriel Roubini, profesor de Finanzas de la Universidad de Nueva York que logró prever la crisis financiera de 2008, advierte a las grandes economías, van a padecer una “fea” recesión. Un mal pronóstico de Nouriel Roubini, el economista que predijo la crisis de 2008

 

Nouriel Roubini

“Me temo que en este momento tenemos tres problemas: un problema de inflación, un problema de crecimiento y un problema de estabilidad financiera con demasiada deuda y burbujas de activos que colapsan”

, notó Nouriel Roubini, profesor de Finanzas de la Universidad de Nueva York que logró predecir la crisis financiera de 2008 y que no ve datos alentadores para la situación internacional que vendrá, a la que añade una triple crisis geopolítica, social y económica difícil de superar para la población y las economías mundiales.

 

La peor crisis desde 1970

Para el experto en Finanzas, las grandes economías van a padecer una “fea” recesión, que cree que será aún peor en Europa que en Estados Unidos, y que va a crear la tormenta perfecta comparable con la crisis del petróleo de los años 70 y las de la crisis financiera de hace 14 años.

En una entrevista con Bloomberg, el actual director ejecutivo de Roubini Macro Associates Inc., afirma que el dolor económico y del mercado causado por los aumentos de las tasas de interes será demasiado difícil de soportar para los bancos centrales, por lo que renunciarán al endurecimiento de su política monetaria antes de que la inflación sea derrotada.

Sus predicciones acertaron en 2020

Ya en mayo de 2020 advirtió que cualquier recuperación económica sería seguida por un período de mucha inflación debido a una combinación de shocks de aumento de la demanda y poca oferta del mercado, una visión que desde entonces se ha convertido en su narrativa principal.

Ahora, la convicción de Roubini solo está confirmando que el mundo quedará atrapado en un período de decrecimiento económico e inflación elevada mientras los bancos centrales luchan por controlar esta última.

Señala las acciones que cayeron más del 20% este año, las tensiones en el capital privado, el enfriamiento de los bienes raíces en Estados Unidos y un mercado crediticio en caída donde las empresas aprovecharon años de bajas tasas de interés para acumular deuda. La deuda, gigante, de empresas grandes, pequeñas y medianas, se llevará todo.

El mensaje más pesimista

“Como consecuencia de la crisis de 2008 y de la pandemia, la deuda pública y privada se ha disparado hasta un 420% en las economías avanzadas. Así que no vamos a tener solo inflación, ni vamos a tener solo estanflación. Vamos a tener una crisis de deuda antinflacionaria, lo peor de los ‘70 y lo peor de la gran crisis financiera”, predice.

“Incluso la calificación alta tiene tasas de interés como nunca antes había visto en años. Y esto es solo el comienzo de ese dolor. Espera hasta que sea un dolor real. Y luego tienes una importante institución financiera que puede colapsar a nivel mundial, quizás no en los Estados Unidos ahora, pero ciertamente a nivel internacional. Hay un par de empresas que son enormes y sistémicas. Pueden hundirse. Es posible que tenga otro efecto Lehman, luego la Fed tendrá que acobardarse. Tendrás una recesión severa y tendrás un shock en el mercado financiero. Se van a desmayar seguro”.

El experto ve impedimentos sistemáticos y estructurales más grandes que reducirán el crecimiento potencial económico y mantendrán los precios altos posiblemente en los años venideros. Además de COVID, cita la guerra en Ucrania, las interrupciones eléctricas derivada de la sequía en curso en China, fuerzas más grandes que incluyen la desglobalización, el envejecimiento de la población, los límites a la inmigración, la guerra cibernética, la política populista, el aumento del poder sindical, más pandemias y los efectos del cambio climático.

El otro gran cambio que se avecina

Junto a otros economistas, confían en crear un reemplazo como el dólar digital respaldado por una combinación de bienes tangibles como oro, bienes raíces de Estados Unidos y bonos del Tesoro americano a corto plazo.

“No creo en los bancos centrales cuando dicen ‘vamos a combatir la inflación a toda costa’, porque tienen la ilusión de un aterrizaje suave o un aterrizaje forzoso que es corto y poco profundo: dos cuartos de crecimiento negativo y luego vuelves al crecimiento y la relajación. Eso no va a suceder. La recesión se pondrá fea y tendrás una crisis financiera”.

La triple crisis                                

Afirma Roubini que estamos presenciando el colapso de la política dominante a medida que un entorno económico lúgubre se cruza con un aumento de la política populista en países desarrollados.

Y cierra, “ya estamos en una verdadera bomba de tiempo en términos de presiones sociales y políticas. Y una crisis económica, una crisis financiera y una crisis geopolítica empeorarán mucho estas cosas”.

INVESTIGACIÓN POR EL ADMINISTRADOR COMERCIAL CHRISTIAN DE ABREU.

¡Comparte!