fbpx

En El Lente Tv

Un equipo de profesionales dedicado a ti

El fascinante mundo del ornitorrinco: Un tesoro australiano

Por | Jackeline Carvajal
CEO y Columnista destacada En el lente TV
7/12/2023  6:00:50 PM

El mundo animal está lleno de sorpresas y criaturas extraordinarias, y entre ellas destaca el ornitorrinco. Este extraño mamífero semiacuático, endémico del este de Australia y de la isla de Tasmania, es conocido por su apariencia única y una combinación de características que lo convierten en uno de los animales más intrigantes de nuestro planeta. En este artículo, exploraremos a fondo las fascinantes características y adaptaciones del ornitorrinco, así como su papel en el ecosistema australiano.

El ornitorrinco (Ornithorhynchus anatinus) posee una apariencia inconfundible. Su cuerpo es similar al de un castor, con una forma alargada y cubierto de un pelaje denso y suave. Sin embargo, lo que realmente destaca son sus rasgos distintivos. Tiene un pico plano y ancho similar al de un pato, pero cubierto de pelo, lo cual le permite buscar alimento en los ríos y arroyos de su hábitat. Además, posee patas traseras parcialmente palmeadas y una cola plana, características que le proporcionan una excelente capacidad de movimiento en el agua.

Una de las adaptaciones más sorprendentes del ornitorrinco es su capacidad para poner huevos. Aunque es un mamífero, las hembras de ornitorrinco tienen la capacidad de poner huevos, al igual que los reptiles y aves. Después de un período de incubación de alrededor de diez días, nacen crías pequeñas y desprotegidas. Esta característica es compartida por otro grupo de mamíferos conocidos como monotremas, al cual pertenece el ornitorrinco.

Otro aspecto fascinante del ornitorrinco es su sistema de detección electro-sensorial. Utilizando su pico, el ornitorrinco es capaz de detectar las corrientes eléctricas generadas por los músculos y los movimientos de las presas acuáticas. Este sentido electro-sensorial le permite cazar pequeños invertebrados, como insectos y crustáceos, que forman gran parte de su dieta.

El hábitat principal del ornitorrinco se encuentra en las regiones orientales de Australia y Tasmania, donde habita ríos, arroyos y lagos. Aunque es un animal semiacuático que pasa gran parte de su tiempo en el agua, también construye complejos túneles de múltiples galerías cerca de las riberas de los ríos, donde descansa y se reproduce.

El ornitorrinco es una especie solitaria y territorial, excepto durante la temporada de reproducción. Durante este período, los machos compiten entre sí por el derecho de aparearse con las hembras. Una vez que se forma una pareja, el macho cuida y protege el nido mientras la hembra sale a buscar alimento.

En cuanto a su importancia ecológica, el ornitorrinco desempeña un papel crucial en el ecosistema acuático de Australia. Como depredador de invertebrados acuáticos, contribuye al control de las poblaciones de estos organismos y ayuda a mantener el equilibrio en los ecosistemas de agua dulce. Además, al excavar madrigueras en las orillas de los ríos, el ornitorrinco contribuye a la formación de hábitats para otras especies.

Aunque el ornitorrinco no se encuentra actualmente en peligro de extinción, enfrenta varios desafíos en términos de conservación. La pérdida de hábitat debido a la degradación de los ecosistemas acuáticos y la contaminación del agua son amenazas que pueden afectar su supervivencia a largo plazo. Además, los cambios en los patrones climáticos y el aumento de las sequías pueden impactar negativamente su hábitat y la disponibilidad de alimento.


El ornitorrinco es una criatura verdaderamente extraordinaria en el reino animal. Su combinación única de características físicas, adaptaciones evolutivas y comportamientos peculiares lo convierten en un tesoro de la naturaleza que debemos valorar y proteger. La comprensión y conservación de su hábitat natural son fundamentales para garantizar la supervivencia de esta fascinante especie y para que las generaciones futuras puedan seguir maravillándose con su belleza y singularidad.

Por último, es interesante destacar que el ornitorrinco no tiene estómago. Su garganta está conectada directamente a sus intestinos. Además, posee membranas en las patas y la cola que utiliza para nadar, y a pesar de tener un sentido del olfato limitado, puede oler incluso estando sumergido en el agua.

En resumen, el ornitorrinco es una criatura verdaderamente única en el reino animal. Sus adaptaciones sorprendentes, como su pico cubierto de pelo, su capacidad de producir veneno, su reproducción por huevos y su habilidad para la electrolocalización, lo convierten en una joya de la naturaleza que continúa maravillando a los científicos y amantes de la fauna.

 


¡Comparte!